Historia

La prehistoria ha dejado profundas huellas en Mañaria, como la cueva de Silibranka de la época magdaleniense y las de Kobazar, Atxuri, Sailleunta y Azkondo anteriores al neolítico. De la época visigótica s. VI-VII d.C. fue hallado en Mañaria un jarro litúrgico que puede contemplarse en el Museo Arqueológico de Bilbao.

Como Anteiglesia de la Merindad de Durango, ocupaba el asiento y voto número cuatro en las Juntas de Gerediaga.

Numerosas casas solares y armeras fueron levantadas en sus términos, Arana, Mañaria, Iturriaga, y Garaitorre, ésta parece que fue incendiada en el siglo XV durante las luchas de banderizos. Ordoño de Arteaga, dueño de la casa, acordó hacia el año 1400, que contribuyesen con 20 maravedíes al año los caseros de Arriaga, Gereta, Bizkarra, Legorra y Lustarrio por una porción de montazgo que les dio a enfiteusis.

En esta feligresía fueron levantadas cinco ermitas dedicadas a Nuestra Señora de la Soledad y San Antonio, San Lorenzo, San Juan, San Martín y Jesús Crucificado.

Disponía de buenos pastos para ganado, canteras de jaspe negro veteado de blanco, como la situada en Azkoti, de la que se extrajeron, en 1751, veintidós columnas para la Capilla del Palacio Real de Madrid; minas de ocre, lápiz y hierro en Acetagana; una fábrica de papel de estraza; varios molinos y abundantes fuentes de agua ferruginosa como las de Marco Arbina e Iturrietxea y la sulfurosa de Igüengana. Las tierras de la anteiglesia producían maíz, haba, lino, alubia y nabo.

  • Biblioteca Foral de Bizkaia